¿Qué se siente al Emigrar?

Una vez tomada la decisión comienzan a manifestarse esas tres palabras que día tras día y noche tras noche revolotean en tu cabeza, “Que pasa si…”  ¿Qué pasa si no consigo un buen trabajo?, ¿Qué pasa si me quedo sin dinero y estando tan lejos nadie me puede ayudar?, ¿Qué pasa si algún familiar enferma de gravedad y no tengo como regresar a hacerle compañía?, ¿Qué pasa si la que se enferma soy yo?, ¿Qué pasa si no consigo amigos tan buenos como los que estoy dejando?, ¿Qué pasa si me deprimo de tanto extrañar?, ¿Qué pasa si no era lo que yo esperaba?, ¿Qué pasa si no lo puedo afrontar?, ¿Qué pasa si no es la mejor decisión y me doy cuenta demasiado tarde?, ¿Qué pasa si no soy feliz?… y así, una lista interminable de “Que pasa si…” se empeñan en sabotear la etapa de los preparativos.

Una mezcla entre alegría y pánico te invade cuando ves tu pasaje en mano y sabes que la fecha de retorno que allí aparece es solo parte de la burocracia, ya que en Venezuela ninguna aerolínea te vende boletos One Way.

Los buenos consejos de esos pocos amigos que realmente desean lo mejor para ti se convierten rápidamente en una inyección de energía que reafirma tu instinto de superación y tus ganas de no fracasar en el intento. Por otra parte también toca aguantar a esos quienes te aseguran que a dónde vas es peor, que lo mejor es no arriesgarte, que aquí estas bien, que tienes tu propio negocio, que allá no hay trabajo y que seguramente te tocará limpiar pisos o cuidar ancianos para subsistir, que tu no fuiste a la universidad para eso, que ellos tienen un primo, tío o sobrino que se fue y ahora dice que quiere regresarse aunque sea nadando, que a fulanito lo humillaron mucho porque era moreno y que zutanita nunca encontró trabajo y ahora vive de las ayudas del Gobierno… En fin, es tanto lo que dicen que decides oír y no escuchar, porque si algo toca aprender es que la gente para arreglarle la vida a los demás esta mandada a hacer, nadie los llama, ellos vienen solitos y hasta se pagan el pasaje sin invitación, así que toca armarse de valor, rezar para que tu experiencia no sea la misma de ese sobrino y aplicar el refrán “A palabras eléctricas, oídos desconectados” para no terminar electrocutado al primer intento.

Llega el día en que toca despedirse. Quieres abrazarlos a todos tan fuerte como para fundirlos en tu piel y llevar su aroma contigo durante todo el vuelo, intentas llenar de fuerzas a esa madre o a esa abuela que dejas desconsolada ante la promesa de verte pronto. Dejas caer una sonrisa recordándoles que ahora tienen una excusa para viajar más y que gracias a Skype ni siquiera se van a dar cuenta de los 7.200  kilómetros que los separan. Intentas no derrumbarte ante ellos, al fin y al cabo fue tu decisión sacrificar su compañía a cambio de intentar conseguir una vida mejor. Así que a tragarse las lágrimas!, hacer de tripas corazón y mirarles por última vez hasta perder de vista sus siluetas. Lo más difícil es cuando te marchas con la certeza de volver a verles pero sabes que existe una posibilidad que quizás esta sea la última estampa grupal grabada en tu memoria durante años. Es allí cuando surgen nuevas  preguntas mientras chequeas el equipaje: ¿y si nunca pueden viajar todos juntos?, ¿y si yo no regreso?, ¿Cuántos años ya tiene mi abuela? – creo que está cerca de los 80!.

Subes al avión. En la pequeña ventanilla observas con nostalgia las lucecitas de esa tierra que te vio nacer, imaginas que en alguno de esos carros se encuentran varias personitas que has dejado con el corazón roto y rezando por ti para que cruces el charco a salvo. Ya no hay vuelta atrás.

Todas las sensaciones son nuevas ahora, todo es diferente, incluso hasta el sol. Resulta extraño acostumbrarse al protocolo que supone cruzar una calle o subir a un bus. Quieres fotografiar todo!, la comida, las plazas, la gente, los edificios y hasta la panadería de la esquina. Poco a poco comienzas a darte cuenta que puedes caminar y hablar por teléfono al mismo tiempo sin la paranoia porque alguien te persigue para quitártelo. Te preguntas ¿Cómo es que no me había decidido antes?, ¿Cómo es posible que piense que esta sensación de libertad es algo “anormal” y que me haya acostumbrado tantos años a vivir bajo el miedo? ¿Cómo hago para que mi familia disfrute de esto también?. Es justo ahí, en ese último punto cuando te provoca meterlos a todos en un teletransportador y que mágicamente aparezcan aquí para que también puedan disfrutar de esa libertad que hasta ahora les ha sido negada. Te recuerdas a ti mismo que no puedes darte el lujo de hundirte en la tristeza por la impotencia de lo que no puedes cambiar, ya que esto podría suponer que te enfermes y después la cosa se pone peor. Te acostumbras a vivir el día a día con la esperanza colgada en que todo va a salir bien.

Pronto dejas de sentir el acento en los programas de televisión, aprendes nuevas palabras y te convences a ti mismo que de nada sirve pensar “Si en mi país se le llama caucho, no tengo porque decirle neumático” Te recuerdas que NO ESTAS EN TU PAIS y si aquí es neumático pues neumático se queda y punto.

De pronto conoces al primer Paisano. ¡Qué alegría la falta de acento!, Que alegría que te entiendan cuando le hablas de los cauchos del carro y que no se ofenda si le dices – No seas rata chico!. Armamos entonces la tertulia sobre todas las cosas “raras” que hemos visto hasta ahora, sobre todo lo que no nos gusta y sobre lo que nos ha tocado aprender, las anécdotas de todas las ronchas que hemos pasado, le echamos la culpa al Gobierno porque gracias a su Des-Gobierno nos hemos visto obligados a huir de nuestra Patria y terminamos coincidiendo en que aquí estamos mejor, que ha valido la pena el sacrificio.

Cada noche te vas a la cama pidiéndole a Dios porque no tengas que despertar con una nefasta noticia. Una sensación de alivio aparece cuando abres los ojos y no hay novedad en el teléfono. Intentas convencerte que debes alejarte de esos pensamientos tan negativos, no sirve de nada torturarte psicológicamente de esa forma porque si nunca sucede algo malo malgastaste horas y energía sin sentido alguno. Es difícil controlar este miedo.

Tus días se van llenando de actividades que disfrazan la nostalgia. De pronto escuchas una canción que te recuerda a tu padre o a tus hermanos y buscas su foto en el teléfono, la miras durante varios minutos, lloras la mayor parte del tiempo y besas la pantalla empañándola con tus lágrimas. Respiras y sigues adelante.

Cuando menos te lo esperes recibirás un mensaje de algún fulano que solo has visto un par de veces diciéndote que tiene planes de venir pronto y que lógicamente espera que pueda quedarse en tu casa, por aquello de recordar viejos tiempos, aun cuando ni siquiera estando en el mismo País te había visitado. Es curioso como de esos fulanos nunca recibes un mensaje para saber si estás bien, si tienes comida, si te sientes solo o si necesitas desahogarte. Es aquí cuando tus dudas se despejan y ratificas que nadie está allí para ti, que tus decisiones se deben basar solo en lo que crees y no en lo que muchos opinen. Sentías miedo por dejar atrás a una multitud que se esfumo al igual que las lucecitas que veías por la ventana. Gente que te hacía sentir querido e importante, gente que temías extrañar y dejar atrás. Es ahora cuando aceptas que todo era un espejismo. Los verdaderos amigos siguen allí. Firmes a pesar de la distancia, no conocen de fronteras y sabes que aunque no te escriban frecuentemente permaneces en su corazón, así como ellos en el tuyo.

Con el tiempo llegan nuevas amistades, con alguno toca narrar una y otra vez la misma historia que justifica renunciar a todo por comenzar de cero. Algunos lo entienden (o al menos así parece), otros te miran incrédulos como si se tratara de una película de ciencia ficción. Unos empatizan de inmediato, otros se alejan poco a poco. Todos son diferentes, todos son únicos. Te hacen sentir la normalidad, agradeces su compañía en medio de tu soledad, ríes con ellos, aprendes de ellos, les dejas un poco de tus locuras y le sonríes con gratitud a la vida por haberlos cruzado en tu camino.

Nada es tan simple como lo pintan en las películas, pero con absoluta confianza me atrevo a decir que vale la pena!, que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado. No se puede avanzar con apegos, hay que aprender que la vida es solo un ratico y que el temor a lo desconocido forma parte de ella. No por miedo a tropezar dejamos de caminar, no por miedo a fracasar dejamos de intentarlo, no por miedo al dolor dejamos de sentir y definitivamente no por miedo a morir debemos dejar de vivir.

© Patty Cardozo 2015

Anuncios

244 comentarios en “¿Qué se siente al Emigrar?

  1. Hola. Ya tome la decisión de emigrar con mi bebé de 2 años. Solo el y yo. Lo único en que pude pensar leyendo tus palabras es en lo duro que será esa despedida con sabor de hasta luego en el aeropuerto y los sentimientos de mis padres y mi abuela cuando me este marchando. Soy terriblemente sentimental y se que me faltan muchas más lágrimas hasta que lleguen los momentos en que las ganancias de la tranquilidad y un mejor futuro comiencen a capitalizar sonrisas. Me apoyo en dios y desde ahora estoy orando para tener fuerzas y muchos pensamientos positivos que me ayuden en este nuevo camino.

    Gracias por compartir tu experiencia desde lo más profundo de tus sentimientos.

    DIOS NOS BENDIGA.

    Me gusta

  2. A todos aquellos amigos y familiares que han pasado y aún pasan por este proceso tan dificil. Y para aquellos que juzgan de cobardes la decisión valiente de quienes quieren un cambio para su futuro. Somos ciudadanos del mundo, del planeta en que nacimos y vivimos, no pertenecemos solo a una división político-territorial llamado país, todo el planeta es nuestro, así que podemos ir de aquí para allá y aun más allá con la convicción de que nuestro hogar es donde hagamos vida. O como dice la letra de la canción Wherever I May Roam de Metallica: “Where I lay my head is home”.

    Le gusta a 1 persona

  3. Este artículo describe extactamente todo lo que he pasado. Me fuí de mi amada Venezuela hace tres meses con mi esposo, y emocionalmente no ha sido facil. A pesar de que estamos los dos siempre extrañamos a nuestra familia, sobrinos, padres, abuelos hermanos, amigos y para de contar… Pero nosotros tenemos la conviccion de que aqui podemos hacer mucho mas que alla. Aqui podemos permitirnos tener esperanza de tener un futuro mejor si trabajos para ello, pero sobre todo podremos ayudar a esas personas que tanto amamos y que tuvimos que dejar. Nosotros mantenemos la fe y esperanza de que Venezuela va a salir del hueco en el que este desgobierno la undio, y asi podremos regresar para ayudar a reconstruirla.

    No es facil, pero puedes estar seguro de algo: Todo sacrificio tiene su recompensa.

    Lucha por lo que quieres. Animos y por sobre todo manten la esperanza que Dios siempre guiara nuestros pasos!!!!

    Bendiciones y Exitos para todos. Y gracias Pattycy por compartir tu experiencia, que la verdad me hizo sentir mejor!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Cuando sali dejamos a unos abuelos sin su primer nieto, tios sin su primer sobrino, padres sin sus primeros hijos, cuando me monte en el avion algo me dijo “no regresaras”, mi corazon casi salia por mi boca. Vivir con la angustia de que en cualquier momento pueda partir de este mundo tus padres, tus hermanos, tu familia, no se acaba nunca, esa angustia sumada a esa otra que es “podre estar alli” es eterna, uno aprende a vivir con ella. Ver como tus hijos crecen sin el cariño de sus familiares es tambien, pero mad triste escescuchar a tus seres queridos decir “quedate alla, nosotros estamos felices porque ustedes estan bien”. Salir no es fácil, integrarse, aprender el idioma tampoco pero no imposible. Cuando miro el camino andado me digo valio la pena.

    Me gusta

  5. mi deseo es irme de Venezuela con mis dos hijos deseo empezar una nueva vida buscar otros horizontes no por mi por que ya tengo 49 años sino para que mi hijo y mi hija ellos merecen una nueva vida , en realidad estoy como dice el articulo preguntándome si esto si aquello, pero en realidad lo que verdaderamente me limita para emigrar es que mi hija es menor y su padre no esta de acuerdo en que la aleje de el. a lo mejor lo mas probable es que el día menos pensado cometa una locura y me valla con o sin su consentimiento aunque este acto me convierta en fugitiva de la justicia por llevarme la niña sin el consentimiento del padre. ven amigos que tan difícil es mi situación en realidad no quisiera morir en este país
    dejando a mis hijos hundidos en este abismo de necesidades ,desmejoras , e inseguridad y esclavitud.

    Me gusta

    • Primero te desseo mucha suerte y tomes la decisión que tomes esta bien pero te digo que una persona en el xterior d 49 año puede salir adelante y que no es como nuestro país VNZ que ya una persona de 40 en adelante no sirve para trabajar suerte 😀

      Me gusta

  6. estoy muy triste porque tengo dos hijas que se me van de Venezuela. Aunque yo. Se que es buscando otros horizontes porque aquí cada día. Es peor. La situación. Del país son profesionales u no hay trabajo Espero con el favor de dios. Les valla de lo mejor. A si no estén. Me sentiré feliz si ellas están bien pero. Faltan muy pocos días para que salga la primera. Con su esposo No entiendo hasta Cuando. Será. Esto dios

    Me gusta

    • Es mi caso, pero no siento tristeza es nostalgia… ya se fue una hace un mes y la otra se va en julio… pero me alienta se que van a poder ser verdaderas profesionales y personas… que ya no van a sentir que las persiguen o andes pedirente que la puedan robar, que no van hacer colas para comprar etc etc… y MI FELICIDAD DEPENDE DE LAS DE ELLAS… DIOS LAS BENDIGA … Y BENDIGA A TODOS LOS VENEZOLANOS QUE HAN TOMADO DIFICIL DESICION Y LOS LLENE DE SABIDURIA

      Me gusta

    • Carmen, te paciencia, yo tengo 2 hijas que una se fue hace 10 anos a Ingltaterra, ya se caso con un Ingles y la otra se fue con su esposo a Inglt. casada aqui en vza , gracias a Dios estan muy bien y se fueron con mucha esperanzas y nosotros sus padres quedamos con el corazon roto….pero gracias a Skype estabamos en contacto y la ausencia se hacia mas corta..bueno ya pasaron cinco anos de su ausencia y por estar ellas alli hemos viajado todos los anos a visitarlas y ya con un nieto y otro en viaje, no desesperes…no podemos cortarles sus alas, son jovenes tienen que aprender a buscar su futuro que aqui no lo hay… ten fe en ellos…ya vas a ver que en cualquier momento tu…vas a hacer tus maletas para visitarlos y despues….a lo mejor te quedas con ellos…De todo corazon como padre….les deseos mucha suerte…CARINOS. Prof.Carlos Benitez.

      Me gusta

      • El que se vaya un hijo al exterior buscando nuevas fronteras, es fuerte, mi hija se fue recién comenzando todo estos problemas en Venezuela, se caso con un lugareño y ahora tiene un bello bebé, viajaba a estar con ellos, pero el problema de los pasajes, ha hecho casi imposible el estar de vez en cuando juntos, tengo otra hija que vivimos en Venezuela con su esposo e hijas, ellos también con ganas de irse, la situación de inseguridad cada vez está peor. Valentía que tiene el que se fue y se quedo y echo raíces en otro país.

        Me gusta

  7. Sali de mi querida Panama hace 27 anos cuando la situacion era parecida a la que atraviesa hoy Venezuela, de verdad no fue una decision facil, pues como he leido en algunos comentarios, piensas en dejar y arriesgar todo por salir y buscar un major futuro. Lo mas dificil para una persona que emigra, ademas de lo que dije anteriormente, es la adaptacion a su nueva residencia, pues por muy cercana que sean las culturas siempre hay algo diferente. Es por eso que siempre digo que la clave del exito de todo inmigrante es la adaptacion y la integracion al lugar donde se decide residir.
    A todas aquellas personas que han tomado esta decision, les deseo mucha suerte y tengan confianza siempre en lo que hacen y veran que todo le saldra bien.

    Me gusta

  8. Excelente blog… justo estoy pasando por esa primera etapa “Que pasa si…” y de verdad que leer esto me ayuda mucho y me deja mas tranquilo para armarme de valor en reafirmar mi decisión. Por los momentos estaba pensando en Ecuador y Chile pero creo que lo mas seguro que me vaya por ese ultimo por lo que he investigado hasta ahora, si alguien ya esta instalado allá le agradecería si comparte su experiencia. saludos.

    Me gusta

  9. se que es muy. Trizte. Pero si ellos. Están bien. Les respeto. Su desicion y estaré pendiente y hablare todos los días. Con ellas mis dos hijas Les visitare. Siempre y cuando. Este fácil conseguir pasajes no es fácil aunque en Venezuela estemos cada una en un estado no es igual tomar un autobus. O un carro Y estar. En tres o 5 horas. Que agarrar. Un avión

    Me gusta

  10. Wow…. confieso que lágrimas de recuerdos y de esperanza conjugaron la lectura de tus letras…
    Hace 1 año me vine a Panamá desde mi amada y golpeada Venezuela, absolutamente NADIE nos preparo para ser inmigrantes, pero certeramente fuera de nuestra tierra nos hemos probado una y otra vez que SOMOS MAS FUERTES de lo que esperábamos… pues es la oportunidad para encontrarnos con nuestros valores fortalezas y debilidades…
    Gracias por tu artículo, me sentí totalmente identificada y acompañada. ..
    Deymi

    Me gusta

      • Hola!! Leer tu post ha sido revivir mi experiencia, en su totalidad. Salí de nuestra amada Venezuela en 2003 rumbo a (casualmente) Zaragoza. Viví, estudié y trabajé allí hasta 2007 cuando por razones personales volví a nuestro querido terruño. Ahora nuevamente emprendo camino, esta vez a Asturias, pero ahora con esposo e hijos, pero las preguntas surgen nuevamente. No es fácil pero vale la pena, sobretodo cuando el motor de la decisión es el futuro de los hijos. Gracias por compartir tu experiencia. Saludos a la Pilarica!!! 😉

        Me gusta

  11. me siento super identificada con la publicacion todos esas preguntas me las hago cada dia por mi hija de 5 años que hacer nos vamos o no quiero un mejor futuro y vivir en paz

    Me gusta

  12. Este es el tema de conversación todos los días en mi casa en mi trabajo y hasta en la cola para comprar algo o subir en el auto bus, todos o los que pueden se están yendo, me gusto tu historia la verdad me da una idea de lo que se me pudiera presentar o pasar si llegara irme de Venezuela estoy indeciso todavía se que debe ser difícil al comienzo adaptarse ha un país nuevo estoy en la fase de la pregunta que uno se hace siempre ¿Que pasa si……?, tengo una hermana que se fue para Argentina hace 5 años y se que le ha ido bien tiene un buen empleo hasta se compro un carro nuevo es mi única salida si llegara ha tomar esa decisión pero mi padres se quedan solos y la mas afectada sería mi mamá y eso no me gusta no es fácil irse y ya

    Me gusta

  13. Yo estuve 3 años afuera en Canarias. Me fui con mi novia, hoy mi esposa y en aquel tiempo con 23 años, lo que estábamos era ansiosos por hacer vida juntos. Y vaya que si lo hicimos. Vivimos solos en EL APARTAMENTO y luego de un año pudimos comprar un Renault Clio usado pero de agencia con garantía.

    Estuvimos hasta Marzo de 2.010 y decidimos regresar a Venezuela. Allá estábamos solos ( aunque con bastantes amigos) y aquí estamos juntos los míos los de ella y los nuestros. Habiendo estado afuera, me atrevo a decir con muchísima propiedad que no hay país como VENEZUELA. Tendrá sus problemas y todo pero yo me niego a volverme a ir de mi patria y dejársela a los malandros estos.

    Aquí nació nuestro hijo Fernando, nuestro orgullo y nuestra alegría y la luz de sus abuelos.

    Soy hijo y nieto de Emigrantes Españoles y les digo, Venezuela es un país por que que si vale la pena luchar hasta lo ultimo.

    Que la gente se vaya, me parece bien, yo también lo hice pero me alegro más de la gente que decide, como yo, volver a Venezuela.

    Se que pronto, a pesar de lo oscuro que se ve el panorama, seremos un gran país y no solo dejaremos una potencia para nuestros hijos sino que enseñaremos nuestros hijos a que cuiden lo que les dejamos y dejen un mejor país de lo que nosotros dejamos.

    Feliz día.

    Me gusta

  14. Hace 8 años emigré de Venezuela, embarazada de mi primera hija y debo confesar que todos esos sentimientos de extrañar y volver, se acaban cuando ves que valió la pena salir por la seguridad, bienestar y Gran Futuro que les espera a mis Hijos, no me importa limpiar pisos y lo volvería hacer por ellos….

    Me gusta

  15. Buenas Tardes.
    Muy identificada con el relato.
    en estos momentos esto en la misma situacion, no se si irme que pasara si me voy.. lo bueno que tengo a mi favor, mis hrmanos viven alla, podria conseguir trabajo facil con un amigo que tiene un rest, ya que antes lo he hecho, pero me da panico irme dejar todo atras, tengo una relacion de 3 años y 4 mascotas..
    Mis padres por mas que sea ellos viajan, tienen la residencia, lo cual a mi no me ha salido por ser hermana y pues los hermanos se tardan mas en ser aceptada.!
    La decision de irse es muy dificil, no solamente para mi , sino para mi pareja, toda su vida aqui con su familia aqui.
    Quiero tener una familia hermosa, y siento que aqui no tengo vida, aparte lo profesional, soy Chef graduada en Junio del 2014, ha sido muy tormentoso para mi … he tenido que seguir dependiendo de mis padres y de mi pareja.. El es Veterinario, asi que bueno estamos tratando de decidir irnos de una ves, porque sentimos que estamos en un callejon sin salida.
    Buenas Tardes.
    Gracias
    Majo

    Me gusta

  16. Excelente este relato Patty. Soy medico venezolano y estoy en proceso de salir de venezuela para buscar una mejor vida. Me siento muy identificado con tu escritura ya que dejo a toda mi familia en este hermoso pais, que espero algun dia vuelva a ser como era antes y volver pisando tierra natal.
    Lamentablemente dejamos personas queridas, sin embargo hay que tener en cuenta que ellos a pesar de las lagrimas estan felices de que se busque una mejor calidad de vida.

    Me gusta

  17. Yo tengo un año fuera de mi amada venezuela y no existe un día que no cuestione ni desicion, cambie a mi familia, el amor de mi gente por estabilidad económica y seguridad pero tan solo para mi porque los míos siguen alla y es difícil cada vez que suena el tlf no pensar que algo malo paso, la soledad es dura, me vine con mi novio del que me estoy separando, me he enfermado y es lo peor no tener a tu mama en ese momento pero a diario le pido a dios que me de muchas fuerzas y mucha energía para continuar porque yo vuelvo a mi tierra pero a lo grande….no es facil pero vale la pena intentarlo

    Me gusta

  18. Completamente identificada. Bendiciones a los que decidieron empezar de cero y también para los valientes que siguen luchando por un mejor país. La visa es una sola y hay que vivir donde nos sintamos bien. Gracias Patty por tu relato.

    Me gusta

  19. Me ha llamado tanto la atención este articulo que me traslado al momento en que parti de Colombia. Me reí mucho con la parte donde mencionas la edad de la abuela, pues es algo curioso pensar que cuando vuelvas, no veras en vida a los mas viejos y quizá te perderás la infancia de tus nuevos primos o los hijos de tus hermanos. Te felicito por tu aporte!. Saludos!

    Me gusta

  20. Estoy en esa primera etapa de pensar a donde? Que haré? Si lo soportare. Todas esta semana he estado deprimida y molesta de como se hacen las cosas, de la colas para comprar toallas sanitarias, para comprar alas de pollo. Soy profesora graduada con 25 años de edad y ya estoy por graduarme en el área de cocina para tener un oficio con el q llegar… Pero ya no aguanto vivir con temor de la delincuencia, de no poder tener una casa a pesar de tener dos trabajos. No quiero seguir viviendo sin tener una esperanza, quisiera poder evolucionar aquí con mi gente, seguir motivando a mis estudiantes de salir adelante de mejorar, pero ya emocionalmente esta situación del país me tiene agotada.

    Me gusta

  21. Leer gran parte de las “confesiones” tanto de la autora de la primera narración como las que se produjeron como consecuencia, me producen algunas conclusiones.
    Unas premisas…yo soy un hombre de muchos años (76), quizás, no esté en el trámite de tomar este tipo de decisiones, dependo de una realidad. Toda mi familia directa (esposa, dos hijas, dos yernos y tres nietas) me acompañan en Caracas. Luego yo sería un instrumento pasivo de las decisiones de mis hijos.
    Entremos a las conclusiones:
    1) encuentro que todos quienes han intervenido están dispuestos a comunicar tanto su propia visión como sus experiencias, con honestidad y exposición total.
    2) las narraciones retratan la tragedia más profunda y el peor daño que se le ha infringido a Venezuela: está emigrando lo mejor de nuestra sociedad. De esa sociedad plural y comprometida que construyeron los venezolanos desde el comienzo de la nación.
    3) todas las narraciones que leí demuestran el arraigado valor de la familia.
    4) cada una de las narraciones, empezando por la originaria, demuestran que los venezolanos colocamos al conjunto delante de rl indivíduo. Valor que no es frecuente en muchas de las naciones receptoras.
    Por último, (para no transformar esto en una perorata)…muchos de los comentarios demuestran que sus autores tienen muy arraigado el sentimiento y la intención de adaptabilidad, lo que será muy importante para lograr sus objetivos.
    Gracias a todos!

    Me gusta

  22. Wow! Increíble tu relato Pattycy, no me he ido pero se me aguaron los ojos en muchas partes. Soy Ingeniero del Ambiente graduado de 25 años y estoy pensando en irme desde los 16 pero la verdad es que no cuento con el apoyo de mi familia y debo ahorrar mucho dinero para poder irme mas adelante por cuenta propia. Tengo el perfil perfecto de un inmigrante ya que estoy recién graduado y soltero y no tengo mascotas ni nada a que apegar – excepto mis padres-, pero nuestra relación no ha sido la mejor y pues realmente al momento de decidir irme no pensaré en ellos. Ellos ya hicieron su vida y vaya que se la han gozado y pues ahora me toca a mi y ellos deben aceptarla. Soy bilingüe y no tendría problema en irme a un país no hispano pero mi situación es diferente porque no tengo las posibilidades… He buscado becas pero no he tenido buena suerte y realmente desconozco los procedimientos de inmigración y los tipos de inmigración (los papeles y esas cosas). Tengo un buen empleo y estoy ganando en $ y Bs pero realmente no alcanzan para nada los Bs y me rehúso totalmente a gastar los $ puesto que son mis ahorros a futuro para cuando tenga mas posibilidades de salir. Realmente yo estoy en la etapa de “qué hacer para irme?”. Tengo muchos amigos que se han ido y algunos familiares y siempre soy yo quien los acompaña al aeropuerto a despedirse… Y me pregunto cuando podré yo salir en busca de mejor calidad de vida y desarrollo profesional?

    Saludos y bendiciones para todos aquellos que han tomado la decisión de irse o de quedarse, por las razones que fueren.

    Miguel

    Me gusta

    • Wow Si no te has ido es porque no quieres a diferencia de mo se ingles abogada solatera pero no tengo recursos economicos y tampoco apoto familiar quizas una tia que se ira a estados unidos se todo lo que hay que hacer conozco muchos planes de inmigracion te sugiero busca el sitio http://www.mequieroir.com facebook alli te enteraras de todas las conferencias para canada hay muchas oportunidades yo he ido a varias suerte da los pasos necesarios que como darlos tienes!

      Me gusta

  23. Me siento plenamente identificada con todo el relato, que fuerte!!!!..Hace 10 años me vine de Venezuela supuestamente por un par de años, pero terminé trayendo a casi toda mi familia. Vivo como todos , pendiente de las noticias de allí, esperando notar VIENTOS DE CAMBIO. Se que está difícil la cosa, pero sueño con el día de poder regresar y creo firmemente que ese día llegará….un abrazo a todos…..

    Me gusta

  24. Yo., a pesar de vivir el dolor de la despedida de uno de mis hijo y los nietos , que viajaron de mi patria querida Venezuela., a chile., me alegro y les doy animo a pesar que son partes de mi vida . todo sea por el futuro de mis nietos mi corazon esta en paz…mi venezuela esta dormida y colapsada ..gracias a esta fantacia llamada revolucion socialista…,,ser rico es malo y saquean nuestro pais…..por ahora veremos.

    Me gusta

  25. Hola muy bueno el blog felicitaciones a patty la verdad que motiva y hace pensar que querer irse no es una idea descabellada tengo 26 años soy abogada y quiero irme de venezuela los motivos sobran pienso que esta sociedad esta dañada el futuro truncado y tardara en recomponerse un pais corrupto de delincuentes de anti valores quiero irme pero lamentablemente no tengo los recursos y tampoco apoyo familiar se todo lo que tengo que hacer y las alternativas dios bendiga al que se puede ir a buscar una mejor vida y al que no tambien porque se queda luchamdo y con fe ese es mi caso

    Me gusta

  26. Hay Diosito, luego de esta lectura, ya comienzo a sentir esa tristeza que me amarga la garganta y me hace arrugar el corazón al saber que dejo a los míos. Aun no tengo fecha específica, ni psajes ni nada, pero la determinación de que lo haré…lo haré, sea por determinado tiempo o por un período corto, no lo sé, solo Dios lo sabe. Pero siempre como venezolano, luchador y emprendedor, seguiré adelante y sé que será difícil o menos complicado pero “el que arriesga nunca tiene”…Dios nos bendiga y bendiga nuestra hermosa y querida patria Venezuela.

    Me gusta

  27. Saludos a la Srta PattyCy.
    Agradezco mucho que hayas compartido tu experiencia. Yo me encuentro igual, estoy próximamente ha aventurarme a realizar un cambio de vida, que mo esperaba que fuera en las circunstancias que hoy día obligan a más de un venezolano a pensar en la posibilidad de ir a otras latitudes (claro, si la página de Cencoex abre algún día antes del 17 de mayo y si el Banco de Venezuela aprueba la solicitud de tarjeta de crédito porque sino, seguiré acá hasta que pueda nuevamente reformular el plan que llevo pensando y arreglando por más de un año). Tengo casi 31 años, soltera, sin hijos, con una carrera universitaria que aun no podido culminar porque lamentablemente no he tenido la posibilidad de conseguir un buen empleo que me permita pagar uno o dos semestre continuos para seguir los estudios sino que, debo estudiar uno, ahorrar en otro y finalmente, volver a inscribir para poder seguir desarrollando los conocimientos de la carrera que elegí y así se me pasó la primera década de la adultez.
    Elegí un país para iniciar desde cero que no pasa por muy buena situación pero obviamente, no llegaría a pasar nuevamente por las calamidades que en algún momento pasó en las primeras 5 décadas del siglo pasado. Hoy el panorama es distinto pero no tan malo y negativo como el venezolano. Siempre pensé de que conocería el mundo, que conseguiría un buen empleo o tomaría la decisión de iniciar uno propio y que con el esfuerzo y trabajo, comenzaría a cosechar el lado positivo de ser disciplinado, de querer mejorar y ayudar a otros a hacerlo, etc; lamentablemente como mujer me es bastante frustrante tener que dejar el país que vio nacer, crecer y desarrollar y en donde se supone se debe dar las garantías para evolucionar y ser una gran modelo social y económico en el mundo (porque lo podemos ser) pero lamentablemente Dios o el destino (como mejor lo quieran llamar) ha decidido algo distinto y es una lección que debe perdurar en el tiempo y debemos aprender todos porque si solo unos pocos la toman, no servirá de nada vivir eternamente en la desdicha.

    A todos los que están fuera, los que están por irse y quienes lo están pensando les digo: no es fácil tomar la decisión, no es algo que tome a la ligera, se debe evaluar muchas cosas, se debe ir con humildad, dejar la prepotencia o los aires de grandeza que hayamos podido tener en algún momento en la patria que nos dio el gentilicio y ser realistas en que todo es una cuestión de buena cabeza, saber administrarse con los recursos que se llevan, tener en cuenta que los primeros 2 o 3 años serán difíciles (pero que como venezolanos ya tenemos máster en austeridad y en vanidad) pero con esfuerzo, tesón, disciplina, discernimiento y el factor ‘suerte’ lograremos grades cosas.

    Éxito a todos!

    Me gusta

  28. Salir d tu país es fuerte y arriesgado pero yo no me arrepiento de haberlo hecho porque he llegado donde nunca hubiera podido llegar en mi propio país se siente nostalgia ganas d llorar por la soleda pero cuando piensas que lo que haces es para mejorar tu y los tuyos te da fuerza a seguir mi mensaje es si quieren mejora para ti y los tuyos sacrifícate y las lagrimas y la nostalgia te dan fuerza les deseo suerte a todo y si yo pude tu también puedes ✈️

    Me gusta

  29. Es una dura realidad que sobre todo los jovenes deben enfrentar… los padres seremos huerfanos, pero con mucho valor, fuerza y fe le daremos a nuestros hijos esa energía que necesitan para agarrar vuelo…

    Me gusta

  30. Ya yo emigre solo Sin mis hijos pronto espero q estén junto ami y si quisiera meterlos a todo en una maleta y traerlos q con oscan nuevas oportunidades ..

    Me gusta

  31. Ando en la búsqueda de emigrar de. Venezuela tengo 24 años esta lectura ha sido de las mejores patty como escritora transmite todo el sentimiento tanto que leer lo que escribistes es vivirlo brutal.

    Me gusta

  32. Lei esto y me puse a llorar. Es increible todo eso que comentas y mas increible aun es saber que todos y cada uno de los que nos hemos tenido que ir pasamos por este sentimiento que a veces es hasta culpable porque te sientes egoista y cobarde. Yo llevo apenas un mes que sali de Venezuela, extraño todo hasta los mototaxis los extraño. Al dormir solo pienso en Caracas, en mi familia y en decir “coye me hubiese quedado a ver si esto pasaba pronto” y es falso, no pasa pronto! Me va a tocar volver para apostillar mis papeles y volver, menos mal estoy aqui al ladito, pero despues de esa sensacion de libertad es difícil decir: voy a volver y ver donde guardo el miedo que me da el volver. Las dudas que te da volver, tu futuro, pero volver.. y si no consigues el pasaje? Y la despedida de nuevo. Es tortuoso.

    Me gusta

    • Hola fuerza forlaleza y animo recuerda escribe en un papel todo lo malo todas las razones firmes por las que te fuiste es lo que yo haria soy una venezolana con un profundo deseo de irse y que no tiene por ahora las mas minimas posibilidades siento que vivo en un infierno cada dia peor y suceden cosas terribles es desesperante lucha lucha y ten fe dios te bendiga

      Me gusta

  33. Hola Paty, gracias por compartir tu experiencia… ahora entiendo que no solo me pasa a mi sino a muchos que tomamos esta decision de emigrar… yo estoy preparando papeles y maletas, ya tome la decision, pero a veces revolotea ese pensamiento “que pasaria si…” No es sencillo dejarlo todo y mas que dejo a mi unica hija con mi unica nieta… pero voy a hacer el camino para luego llevarmelas… Doy gracias a Dios por la oportunidad, porque es necesario hacerlo en estos momentos…. Dios nos continue guiando! Gracias, otra vez

    Me gusta

  34. Fue como un flashback tu publicación, la decisión no es fácil. .. mi marido y yo tomamos la decisión de emigrar, fuimos muy metódicos la verdad… organizar acá, organizar allá. .. me tomo 3 años decirle a mi esposo bueno… nos vamos en 1 año… organizar colegios para los 3 niños, donde vivir…. pero al llegar… la verdad para mi fue duro, ya no era voy a hacer… ya estábamos allí. .. clima distinto, no conocer a nadie, pensar que no me entienden… mi niña grande preguntando si sus amigos del colegio en venezuela la recordarán, sus hermanitos diciendo quiero regresar a mi casita… pero hemos tenido la fortuna de encajar, he logrado entender que uno es el que llegó y no podemos cambiar a nadie… por que para uno es algo extraño que no sea caucho…. Ellos lo llaman de otra manera y que uno es quien se tiene que adaptar no ellos.. Hemos tenido suerte, pero más allá de eso para nosotros es importante que nuestros hijos tengan una niñez de tranquilidad, inocencia y juegos… que estar buscando una explicación infantil de la situación social y política que lamentablemente se esta viviendo en el país hermoso que nos vio nacer. .. ya a un año de nuestro cambio de vida, siento que he tomado la decisión correcta, con sus sacrificios claro está. .. pero por un presente y un futuro con Buenas espectadoras, tranquilidad y acompañados como familia… ya tenemos amigos, podemos salir a tomar café o cenar sin pensar que nos están persiguiendo… mis niños tienen piñatas a cada rato… Las conversaciones entre ellos y sus amigos no son de política. .. y las nuestras tampoco, nuestros familiares están regados por el mundo… Así nos toco, lo aceptamos y pa’lante!

    Me gusta

  35. Amiga!!!! Te lo dije una vez (ni se si lo recuerdas), y hoy te lo repito “Eres un Palo de Mujer”. Tu decisión de emigrar fue muy acertada, todo lo que sentiste o puedes estar sintiendo es sencillamente una demostración de que eres un ser humano con mucho amor para dar. Eres Valiente, no todos nos arriesgamos a irnos. Siempre te irá bien, de eso estoy segura. Y si algún día decides regresar, también será una decisión acertada. Te quiero amiga!!!

    Me gusta

  36. Confieso que tu relato me ha hecho derramar lagrimas como una nina. me siento muy identificada al igual que todos los hermanos que comentan aca. Soy joven professional de 21 anos apenas, una mas de esta gigante avalancha de emigrantes venezolanos, lamentablemente es la realidad que nos toco enfrentar: salir de nuestro pais por un futuro major. Te escribo estas lineas para agradecerte, han sido palabras de aliento en medio de una tormenta emocional.

    Mil bendiciones para ti, y un abrazo maracucho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s